Este es el primero de una serie de videos sobre consejos para mejorar tu comunicación, que Toastmasters International está lanzando. El siguiente, provee recomendaciones básicas para hablar en público.

CINCO RECOMENDACIONES BÁSICAS PARA HABLAR EN PÚBLICO

Revisa estas recomendaciones que te ayudarán a dominar un tema y presentarlo bien. Seguir estos consejos asegurará que tu próximo discurso fluya tersamente y que tu audiencia gane más al escucharte. Para más información, visita la página de Toastmasters International http://www.toastmasters.org.

La siguiente, es una traducción [libre] del texto del audio.

Hola. Gracias por visitar Toastmasters International para aprender más sobre hablar en público. Desde 1924 hemos enseñado a más de 4 millones de personas a ganar confianza para comunicarse en toda circunstancia. Una de las situaciones más demandantes que todos enfrentamos, es hablar ante una audiencia. Aquí encontrarás algunos consejos probados que te ayudarán a prepararte, a fin de que te sientas facultado para impresionar a otros. Si pones atención a estos cinco consejos cruciales cuando planees y presentes tu próximo discurso, será para ti más fácil y tu audiencia ganará más al escucharte.

1. Conoce tu tema y tu discurso

Si quieres superar el nerviosismo, el primer consejo es simplemente conocer aquello de lo que hables. Será difícil hablar bien de aquello que no conoces bien. ¿Quieres hablar acerca de tu músico favorito? Lee toda la información que puedas encontrar sobre él en la internet o en tu biblioteca. Cuando te vuelves una “autoridad” en tu tema, tu audiencia querrá aprender de ti, y no necesitarás esforzarte tanto para dar tu mensaje.

Una vez que dominas tu tema, el siguiente paso es dominar tu presentación. Asegúrate de ensayar todo tu discurso de modo que te sientas cómodo presentándolo y practica cualquier parte difícil del mismo hasta que la domines. Sea que lo memorices completamente o no, lo importante es que sepas cuál es el orden de tus ideas. Esta es la razón por la que todo Toastmaster empieza con un discurso “Rompehielos”. Es tu oportunidad de hablar sobre el tema que conoces mejor: “tú mismo/a”. Así que en lo que tienes que concentrarte, es en cómo contar tu historia.

2. Conoce a tu audiencia y el lugar

Entiende la importancia de saber quién será quien te escuche y dónde estarás cuando presentes tu discurso. Ambos, tu audiencia y el lugar pueden significar limitantes que son importantes de entender. Por ejemplo, si eres un investigador, puede que hables de los cálculos detrás de tu trabajo. Si entre tu audiencia se encuentran profesores universitarios, podrás emplear un lenguaje predominantemente técnico para discutir un proyecto muy sofisticado. Pero ¿qué harías si lo fueras a presentar a un grupo de escolares de nivel básico?  Para ellos ¿no sería mejor hablar sobre cómo  la gente aprende a través de la investigación?

Identificar a tu audiencia significa entender y respetar sus características particulares. Antes de preparar tu discurso; la geografía, política, cultura, edad y otros aspectos de tus escuchas les definirá como grupo, y eso te ayudará adecuar tu discurso de modo que se ajuste a sus necesidades.

Asegúrate de conocer el lugar antes de hacer tu presentación. ¿Habrá suficiente espacio para todo lo que necesitas? Si prevés hacer una presentación con diapositivas, ¿estás seguro que tendrán la pantalla para la proyección? o ¿estarás proyectando en una sala con tanta luz que impida que éstas puedan ser vistas? ¿Qué hay del tamaño de la audiencia? ¿Habrá sonido amplificado si lo necesitas?

Tener respuesta a estas preguntas es importante antes de que des inicio.

3. No te disculpes

Esto es como un “destapador de ojos”… para ti, no para tus escuchas. Te sorprenderá cuántas cosas pasan inadvertidas para tu audiencia mientras haces tu presentación. Si cometes un error menor, como saltarte una parte de tu discurso u olvidar unas palabras, no te atormentes, tu audiencia muy probablemente no lo note. Simplemente continua y encuentra la forma de seguir con tu próximo punto.

Si te disculpas, llamarás la atención en la parte deficiente de tu presentación, lo que distraerá del punto que buscas resaltar. Un orador experimentado sabe cómo guiar a su audiencia hacia los puntos importantes en lugar de hacia las cosas menores.

Sea que cometas o no un error, recuerda que la gente quiere que hagas un buen trabajo y estarán siempre alentándote. Siempre recuerda eso.

4. Imagínate presentando un gran discurso

Una manera de tener éxito es “visualizándolo”. Toma el tiempo para esta forma de preparación. Imagínate aportando puntos importantes con los gestos y el lenguaje corporal apropiado que te conecten con tu audiencia. Una vez que te “observas” haciendo lo que funciona te sentirás más relajado y con la confianza necesaria. Y no olvides hacer una larga pausa mientras tu público aplaude entusiastamente.

5. Enfócate en tu mensaje, no en ti 

Algunos oradores noveles dejan que les ganen los nervios porque cometen el error de enfocarse completamente en sí mismos. Cuando algo sale mal, por ejemplo, tu reacción puede hacer que tu voz “tiemble”. Entonces, todo lo que escucharás será tu voz temblorosa y eso se vuelve el foco de tus pensamientos; sólo recuerda que estás dando un mensaje por una razón importante. Mantén esa razón en mente y enfócate en lo que es verdaderamente importante: tu mensaje. Encuentra la pasión para entretener, educar, inspirar o motivar a tus escuchas y hallarás tu propósito y tu voz.

Para mayor información sobre Hablar en Público, asiste a una de nuestras sesiones y conoce el Programa Toastmasters.

Otros artículos relacionados

Anuncios